Llar del Museo Etnográfico de QuirósDescripción

NOTAS DEL DIRECTOR

 

 

 

Gandhi decía que se puede juzgar a una civilización por la forma en que trata a sus

animales. En el año 2000, la población de osos pardos en Asturias era de cincuenta

ejemplares. Hoy se calcula que la población ronda los 140 ejemplares. Y aunque quede

mucho trabajo por delante, podemos sentirnos orgullosos de haber salvado a nuestros

osos de una extinción casi segura.

Los osos no son sólo animales. Son un símbolo para los asturianos. Un símbolo de la

fauna salvaje que durante miles de años ha poblado nuestros bosques y valles. Un

símbolo del que estuvimos a punto de permitirnos el lujo de desprendernos. Este acto

irresponsable fue evitado gracias a asociaciones conservacionistas y al gobierno del

Principado de Asturias que entendió con acierto precisamente eso, que los osos no son

sólo animales. Son parte de nuestro patrimonio histórico y natural. Igual que el

prerrománico, que nuestro folclore o que nuestros escritores y poetas.

Si los osos vuelven a poblar nuestros bosques es que estamos haciendo las cosas bien.

Son buenas noticias. Excelentes noticias. Pero como asturiano y amante de la

naturaleza nos exijo a mi tierra y a mí mucho más. Debemos proteger a nuestros osos,

pero también a nuestros urogallos, a nuestras nutrias, a nuestros ríos, a nuestros

bosques... pero también a nuestro mundo rural, a nuestros pastores y a todas las

personas que mantienen la naturaleza en equilibrio. Y que en el caso de Asturias, ese

equilibrio, se remonta hasta el Neolítico. Asturias es el paradigma de que hombre y

naturaleza deben ir de la mano ante el terrible desafío que se nos avecina con las

consecuencias del cambio climático. Gestionar de forma inteligente los recursos

naturales privilegiados de los que Asturias dispone será una obligación para todos los

asturianos.

Yo no soy biólogo, ni zoólogo como los protagonistas de la historia, sólo soy un

montañero que hace películas. Pero tras la experiencia con

 

“La Torre de Suso”

y sobre

todo tras la extraordinaria respuesta del público dentro y fuera de Asturias me di

cuenta de que las películas llegan a donde menos te lo esperas y a quien menos te

imaginas.

“¿Para qué sirve un oso?”

 

no pretende cambiar el mundo ni adoctrinar a nadie. Es sólo

una película. Pero todos los que estamos trabajando en ella lo estamos haciendo con la

misma ilusión o más que

 

“La Torre de Suso”

. Porque queremos llegar con ella a lugares

más recónditos y a espectadores más lejanos.

 

“¿Para qué sirve un oso?”

va a ser una

Archivos

NOTAS DEL DIRECTOR




Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación  Principado de Asturias  Asturias Paraiso Natural  Europa  FADE 

Concejos Belmonte de Miranda Candamo Grado Proaza Quirós Las Regueras Santo Adriano Somiedo Teverga Yernes y Tameza

© 2009 Camín Real de la Mesa. | Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Diseño + Programación: Grupo Bittia